Jan 12, 2013

Saquean un camión de bebidas que volcó en la Ruta 2


Venía a colgarlo y se me adelantó Andrés en un comentario.

En un país medianamente funcional, ¿es normal que la gente que va de vacaciones pare al costado de la ruta para aprovechar de llevarse algunas botellas de gaseosas gratis de un camión que tuvo un accidente?

Ojo, que estamos hablando de elementos de la gloriosa clase media nacional y popular, no de un pobre tipo que vive en una villa miseria o que depende de un plan social para darle de comer a sus hijos.

¿Qué dicen estas cosas de la Argentina como sociedad?

51 comments:

  1. mente y actitud de ratas.

    ReplyDelete
  2. No me explico cómo un tipo que por fin se va de vacaciones pierda el tiempo parando en el camino para manotear un par de botellas de 7up.

    ReplyDelete
  3. Louis, yo lo he visto en un par de oportunidades, con dos camiones de coca cola que volcaron en una autopista, que aparenta deshabitada pero al instante se llena de gente que viene caminando y se lleva carritos con los fardos de las botellas, y cantidad incontable de camionetas 4x4 que paran y cargan los fardos que pueden.
    Tema aparte, que en realidad no lo justifica, esas botellas aún estando intactas en los fardos, se descartan y se tiran (si no se las afanan), jamás van a la venta por parte de las empresas.

    ReplyDelete
    Replies
    1. si las empresas las quieren tirar o regalar, es cosa de ellos. no es argumento suficiente para justificar el choreo.

      Delete
  4. Así es el 99% de los argentinos, un ladrón en potencia, solo necesita la oportunidad

    ReplyDelete
  5. Que país de ratas, bombardearlos con napalm sería hacerles un favor.

    ReplyDelete
  6. Ni hablemos si el camión en cuestión venía cargado con bebidas alcohólicas.

    Andrés

    ReplyDelete
  7. Realmente me parece que exageran al pensar que este tipo de cosas suceden únicamente en Argentina y exageran más aún al creer que este comportamiento es mayoritario (¡99%!) entre la población.
    Los que rapiñan (no cabe otra palabra) cuando hay un accidente son, sin duda alguna, una bosta miserable, pero he visto lo mismo en España, en Francia y en Italia en casos similares. La Argentina no tiene la primacía en materia de gente de mierda, pero es típico de argento creer que somos la peor basura del mundo. Y en el blog, como no podría ser de otra manera tratándose de compatriotas míos, también hay argentos...

    Ni hablar de si esto ocurriese cerca de uno de los bolsones de pobreza que hay en EE.UU., Francia o Inglaterra, ocurriría lo mismo como de hecho ha sido publicado muchas veces.

    Los nórdicos probablemente no saquearían porque tienen una gran cultura cívica y, por supuesto, a los japoneses ni se les cruzaría por la cabeza hacerlo.

    La gran diferencia con los países civilizados, creo que está en que en esos países la Policía llega más rápidamente al lugar del accidente y si agarra a alguno con cosas rapiñadas lo detienen y lo procesan.

    No soy polaco ni alemán sino recontrargentino y no conozco a nadie de mis amigos o gente cercana que rapiñaría nada en un accidente, menos uno rosarino que si fueran de scotch las botellas caídas, arrasaría con ellas...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es cierto, recuerdo el gran apagón de NY

      Delete
    2. Menos mal que está usted para justi... exaltar las virtudes nacionales del 99% de los habitantes de esta potencia planetaria que es la Argentina. Es el 1% el que causa problemas. No hay ningún problema con la sociedad argentin, son mentiras de sus enemigos. Todo está fenómeno.

      Delete
    3. Debo tener mala suerte, cada 100m me cruzo con un hijo de puta.

      Delete
    4. This comment has been removed by the author.

      Delete
    5. Depre, poné robbery and riots en google, a ver si te aparece algo un poco más reciente en EE.UU., Londres, París, Budapest.

      Nicolás, no exalto virtudes, me limito a señalar exageraciones típicas de un argento típico como vos.

      Ya te he dicho anteriormente que mejor dedícate a hacer algo en vez de vivir quejándote. Bien de argento el ser llorón, echarle la culpa a los demás e impotente y cobarde para modificar la realidad que lo rodea.

      Según tus propias palabras de tus reiterados comentarios trágicos: sos joven, no tenés familia a cargo ni mucho que perder y, sin embargo, no participaste de un solo cacerolazo ni marcha opositora y te sorprendiste de que hubiera habido una en tu barrio (Monte Grande o algún lugar así), vas calladito a estudiar inglés rodeado de Ks y sometido a la tortura de vivir en un país inundado y superpoblado de de lacras humanas en el que no podés vivir del asco que te producen. ¿Qué esperás para irte?

      No se necesita demasiado dinero ni conocimientos especiales, simplemente tener el pasaporte, tomar la decisión y tener el espíritu emprendedor de tu ídolo John Galt. Ah, a lo mejor en tu caso necesités autorización de viaje de tus padres hecha ante escribano.

      Me he cansado de encontrarme por el mundo jóvenes argentinos que se pudrieron del país y se largaron a la aventura de arreglárselas en otra parte. Hasta que tus puteadas y lamentos no sean coherentes con tus acciones concretas, ni pelota que te voy a dar. Faltan huevos y esos no se compran en las avícolas.

      Rothbard, mudate de barrio, debés vivir en Puerto Madero o en un country de los hechos en los últimos 20 años. Me dijeron que, en muchos de ellos, pasa lo que describís.

      Delete
    6. El enmascarado yo vivo en zona sur de bs as y te puedo asegurar que los delincuentes los tenes hasta en las huellas dactilares. Descuidate un minuto y te roban.

      Delete
    7. Es fácil defender al homo-peronchus desde España.

      Delete
    8. Primer anonymous, sé perfectamente que es una zona muy brava en materia de delincuencia el sur del Gran Buenos Aires, jamás dije que Argentina sea un país seguro o que no haya un estado de delincuencia terrible. Lo que señalé es el exceso de creer que la inmensa mayoría de los argentinos se entregarían a una rapiña como la del post. También dije que no es el único lugar del mundo, como los argentos parecen creer, en el que ocurren este tipo de cosas. No soy tonto, lo que no soy es exagerado.

      Segundo anonymous, ponés en mi boca lo que no dije ni nunca he hecho. Si crees que el homo-peronchus es el único ladrón y rapiñero, estás en una seria equivocación.

      Y no siempre he vivido en España sino en muchos otros lugares, pero hasta fines de los 70 vivía en Argentina y me he recontragado a piñas en la Facultad con diversa clases de intolerantes fascistas, socialistas y comunistas.

      ¿Vos has hecho algo parecido o sos de la manada de corderos que va al matadero sin pelearla siquiera?

      Delete
  8. Desde 1930 en la Argentina la ley se aplica sólo cuando conviene y al que no puede evitar su aplicación. Como consecuencia lógica, desde entonces, lenta y progresivamente la sociedad ha ido desarrollando un estado cultural en el que se impone el incumplimiento de leyes, contratos y cualquier otra forma de obligación (que queda reservada para la gilada).Esta situación fue advertida por Carlos Nino cuando hablaba de la "anomia boba", una enfermedad social que nos condena a la decadencia (y a su manifestación política: el peronismo).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Lo mismo aplica para España donde las leyes siempre han sido de cumplimiento voluntario.

      Delete
  9. Somos un país de buena gente. Lo dice la propaganda oficialista.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo no digo semejante disparate, pero conocé a los jóvenes de Un Techo para mi País, o los que laburan de voluntarios en Cáritas o en los comedores para pobres de muchas parroquias y después contame si todos somos mala gente.

      Delete
    2. Es verdad que hay buena gente, hasta en la Alemania nazi había buena gente, eso no significa que sean mayoría y en la argentina la mayoría es mala gente y ladróna.

      Delete
  10. Tenemos un conocido que tiene un camión y hace viajes desde Capital a Bahía Blanca. En uno de esos viajes se quedó dormido y siguió de largo en una curva unos poco kilómetros antes de llegar a destino. Por suerte la sacó barata pero quedó atrapado en la cabina y tuvo que esperar que lo vengan a sacar los bomberos...en ese ínterin y con él atrapado en la cabina y consiente...le afanaron,la campera, el celular y el GPS. Y ni hablar de la carga, pero eso sería lo de menos porque está todo asegurado.
    Estaba indignadísimo...porque era la gente que paraba en la ruta para ayudarlo.
    País de buena gente.
    Fulano

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¿Todos se pusieron a afanarlo o algunos lo ayudaron? En Salta, hace años tuve un accidente bastante serio junto con varios de mis primos prósperos. No solamente la gente de la zona nos rescató y nos auxiliaron como supieron sino que fueron a avisar a la policía y a buscar una ambulancia hasta Metán. Nadie nos robó absolutamente nada y había muchas cosas valiosas para robar y la policía tardó lo suyo en llegar.

      Y era gente de la zona, changos bastante humildes, pero no eran ratas humanas. No por eso voy a decir que todos los argentinos somos fantásticos, pero tampoco voy a aceptar que todos seamos una mierda. Y si generalizan, inclúyanse entonces.

      Delete
    2. Coincido con Ud., comprovinciano. Todavía Salta no está tan podrida en ese aspecto. Aquí hay mucha gente buena todavía, con muchas ganas de ayudar al semejante.

      Como no sé hace cuánto que le sucedió el accidente (espero que no haya resultado en nada grave para Ud. y sus acompañantes), le digo que aquí la aversión principal es contra la policía y contra eso actúan. El robo (u otro tipo de delitos) entre pobres y/o laburantes es visto casi como una traición y son capaces de linchar al que hiciera una cosa así.

      Y como dije "todavía", le repito que esto se da tal vez en barrios como el que vivo (Castañares, si lo conoce). Pero últimamente, 10 años a esta parte más o menos, han surgido asentamientos que son verdaderas cunas delincuenciales. Mucha, muchísima droga, comprovinciano. Eso ha empezado a podrir la mente y los corazones de los jóvenes.

      No sé si recuerda que hace unos meses atrás cuando en un post comenté algo acerca de los yutos que tengo a escasas cuadras de mi departamento (estoy rodeado a decir verdad) y de la bronca que me da cuando entre bandas se agarran a los tiros. No le voy a mentir que es de todos los días, pero sí más o menos cada 3 o 4 meses tenemos un episodio a metros de donde vivo, en donde interviene la policía. Pero no es por robo o esas cosas (esta gente va fumada, paqueada o alcoholizada a barrios como Tres Cerritos o al centro, "de caño" a robar): Se disputan el control del expendio de droga, don enmas.

      Es duro. De ahí mi bronca y toda mi desazón que he sabido volcar y que tanto Louis como don Freeman han sabido darme contención. Y más bronca, sabiendo que mi mujer es operadora terapútica en un centro provincial de rehabilitación para drogadictos. Mire si no viviré con el Jesús en la boca cada día que ella va a laburar. Quién sabe si algún día alguno de estos tipos, en un brote psicótico, le hace algún daño. Ya ella se ha encontrado a varios "rehabilitados" que viven cerca de aquí. Say no more.

      Hay buena gente... perc cada vez es menos.

      Delete
    3. Mi estimado Aquiles, me acordaba perfectamente de los yutos próximos a su barrio y de la mala situación social y de violencia de Salta. Como Ud. bien señala, la droga ha agravado muchísimo la cosa en Salta que, hasta hace 20 años, era razonablemente tranquila comparativamente al resto de AL. No me cansaré de decir que la complicidad de políticos y policía en el narcotráfico es la causa principal de esta peste de la droga.

      Y entiendo, paisano, su bronca y la de su gente, pero solito no se puede hacer una patriada, hay que juntarse con los vecinos e ir de a muchos a apretar a los políticos con la prensa y los medios.

      Al que saca la cabeza solo, lo degüellan (hasta por la nuca, como dicen que ordenó hacer Felipe Varela en Jujuy porque los jujeños eran tan cotudos que no se morían por un degüello normal -chiste de humor negro entre salteños-) los políticos y los policías.
      Aún del enemigo se pueden aprender cosas y hubo uno que dijo que "sólo la organización vence al tiempo" y esto es rigurosamente cierto aún tratándose de vecinos amenazados por el peligro de los delincuentes.

      Espero que no le pase nada ni a Ud., ni a su Sra. o a los suyos, pero si no ponemos un límite los hombres decentes terminaremos todos en el horno.

      Le cuento que estamos pensando seriamente en pegar la vuelta para radicarnos en Argentina definitivamente ya que mi hijo ya terminó su carrera en España, mi hija está en 5° año del colegio y, como los educamos al estilo tradicional de mi familia, se quieren volver. Mi mujer y yo ya estamos grandes y no nos bancaríamos estar lejos de ellos, así que pegaremos la vuelta al pago en no mucho tiempo más.

      La vuelta no será precisamente el reposo del guerrero sino, espero, más bien los últimos combates del soldado.

      Un abrazo.

      Delete
  11. En esta coincido con Enmascarado, oportunistas rapiñeros hay en todas partes, es lamentablemente parte de la naturaleza humana, no tiene nada que ver que aparte estemos gobernados por una runfla de la peor calaña. Asignar culpas colectivas por el lugar donde se nació es a mi entender una actitud irracional.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Entraba a decir eso. Civilización vs Barbarie es un tema universal: sabemos que El Señor de las Moscas goza de buena salud. Sin embargo, no está mal la reflexión sobre aquellas sociedades que han logrado superar el comportamiento primitivo de la horda. Y como siempre, celebro los interesantes intercambios que ocurren aquí.

      Delete
  12. Hace unos pocos posts atras se hablaba de Arturo Perez Reverte. Quienes siguen sus artículos se habrán encontrado al igual que me sucede a mi, sorprendidos pensando -"si viviera en Argentina"-, pero no, solo cuenta los pesares de su tierra.
    En otros posts conocimos la abyecta imbecilidad de la sanción a un alumno por apuntar a un compañerito con sus dedos. Esto sucedía en USA.
    Las miserias humanas no son exclusivas de estas tierras, justamente por ser parte de la condición humana, son universales.
    Dicho esto, es evidente que hay alguna falencia notoria, en tanto sean la mayoría o no, en cuanto a los frenos morales de esta sociedad. Y si son una minoría, se las han arreglado muy bien para tener de rehén al resto de la sociedad.
    Será una interesante discusión si la falta de aplicación de las normas punitivas es el problema, o son los frenos inhibitorios los que fallan.
    Pensando en mis ancestros, nunca escuché que me dijeran que no debía robar, asesinar, o estafar a mis semejantes porque existiera el Código Penal. Es más, ni siquiera recuerdo que me lo dijeran explícitamente. Esos límites morales se trasladaban mediante acciones, comentarios, viviendo. Tampoco recuerdo hablarle del Código Penal a mi hija, ni decirle que debía ser buena, y tiene muy claro lo que constituye a la buena gente.

    Lo que creo que está sucediendo es una generalizada falta de ejemplos.
    Hace pocos días se dieron 2 casos de devolución de dinero extraviado. En uno de los casos fue un "trapito" legal, quien vende las tarjetas municipales de estacionamiento, quien devolvió $ 10,000. El otro caso fue una señora de unos 60 años, maestranza de un hotel en San Luis, quien devolvió un bolso olvidado en una habitación con $ 200,000.
    Los comentarios a dichos actos se dividían entre quienes los alababan y quienes los trataban de idiotas.
    Quienes son mayoría, no lo sé. Pero si sé que estamos construyendo una sociedad donde les permitimos dictar las reglas.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Comparto, Martín R. En cuanto a “si la falta de aplicación de las normas punitivas es el problema, o son los frenos inhibitorios los que fallan”, me animo a decir que ambas cosas están presentes e interactuando a la vez y es lo que produce la zozobra de vivir en este país.

      Es fatalmente ‘ombliguista’ y resulta paradójicamente argento pensarnos los peores del mundo, pero en nada nos debiera aliviar el hecho de saber que en España, Francia o EE.UU pueden suceder cosas parecidas. Lo cierto, lo real, es que si la calidad de vida de un país es el resultado de los valores y del modo de vida de la mayoría de sus gentes, la Argentina en su conjunto es hoy día poco menos que un paria internacional. Y eso no es casual ni producto de una conspiración internacional, es lo que somos, somos lo que hacemos.

      No tengo demasiado mundo recorrido, pero sí fluida comunicación con amigos argentinos y de otras nacionalidades en el exterior desde hace muchos años, y sé perfectamente de las prevenciones que se toman en el trato diario los extranjeros con nosotros: de que nos quedamos con lo ajeno o por lo menos siempre buscamos la “ventajita” (entre otras malas costumbres) es de lo primero que se cuidan. Poca ley internalizada es lo que sospechan, y no sin razón. Un ‘karma’ que los Opinadores que viven o han vivido afuera del país sabrán desmentírmelo o no.

      Delete
    2. Mi estimado Martín R. coincido con comentario y observaciones. Si hubiera leído a un autor llamado Francisco Herrera Luque, en su novela histórica La Casa del Pez que Escupe el Agua, se encontraría con hechos y con una lista de quejas de corrupción y miserias políticas contadas por un venezolano de fines del siglo XIX que se podría aplicar perfectamente a la Argentina de 70 años para acá.

      No inventamos nada nuevo nosotros, lo que sí no aprendemos nada de la experiencia.

      Delete
    3. Apreciado Gus VF, no puedo más que estar de acuerdo con sus dos primeros párrafos de su comentario. En cuanto al tercero quisiera matizarlo en base a mi experiencia personal, que no es para nada infalible ni permite establecer leyes generales, de más de 25 años yendo, viniendo y viviendo por diversos países.

      Ha habido tres grandes olas inmigratorias argentina en los últimos 50 años sin contar a los emprendedores y buscavidas que fueron a Venezuela durante el boom del petróleo en 1973. La primera fue la de los perseguidos o manezados por la Triple A de López Rega en los años 74 y 75 y que se instaló mayoritariamente en Venezuela, México y España.

      La gran mayoría eran actores, artistas, psicoanalistas, intelectuales y, pocos, políticos o sindicalistas. Algunos eran Montoneros como Norman Brisky y otros no sino peronistas de izquierda o directamente de izquierda no peronista, pero no guerrileros. Se integraron bastante bien y, aunque con suerte diversa, indudablemente realizaron un aporte cultural e intelectual importante en la sociedad de adopción. Me acuerdo del Director de teatro Carlos Giménez que fundó la Comedia Nacional de Venezuela o Juan Carlos Gené que creó el Centro Latinoamericano de Cine Y Teatro (CELCYT) en Caracas o del Dr. Mauricio Goldenberg, psicoanalista prestigiosísimo que creó la Cátedra de Psicoanálisis en Universidad Central de Venezuela. Otra que llegaron en esa oleada primera, venían rajando de la Policía, pero de la Div. Defraudaciones Y Estafas... Estos hicieron desastres y dieron una pésima imagen, pero eran los menos.
      A esa oleada, se le sumaron los que huyeron después del golpe del 76 y porque sin duda corrían peligro de muerte. También fueron a los tres destinos anteriores, pero muchos aterrizaron en Suecia, en París y en Cuba. En España y México, contaron con la inserción y apoyo que les prestó el Partido Socialista y el PCE y del PRI en México. En Cuba ya sabemos.
      Tuvieron suerte diversa, algunos instalaron negocios chicos como bares o pizzerías, pero muchos de ellos siguieron haciendo política activa; algunos hicieron política y mucha plata además, pero fueron los menos ya que la mayoría eran militantes, o directamente guerrilleros, o tenían parientes víctimas de la represión militar. Muchos pensaban volver cuando cayeran los militares y se rompieron el alma para ayudar a que cayeran.

      La tercera ola fue la de después de la debacle del 2001 constituída en su gran mayoría por gente que se había hartado del desastre económico y quería buscar un futuro mejor para ellos y sus hijos. Los destinos preferidos fueron EE.UU., Canadá, España, Brasil, Nueva Zelandia, Alemania e Italia. Tuvieron suertes diversas como es lógico, pero la mayoría estaba muy enojada con la Argentina y pocos pensaban volver.

      El caso es que en México y Venezuela, la imagen que quedó por la minoría de seudo refugiados no fue positiva. En cambio, en España durante años fuimos la minoría mejor considerada y más valorada entre los españoles.

      El problema es cuando los argentinos vuelven a la Argentina y se recuperan como argentos, se habían comportado como alemanes o yanquis perfectos y pisan Ezeiza y vuelven a los defectos.

      Los que estaban en Italia ni notaban la diferencia porque ahí el quilombo nuestro está corregido y aumentado en escala superior...

      Delete
    4. Así es, mi estimado Enmascarado. Que tengamos ese ‘karma’ no significa necesariamente que seamos todos así, nada más colectivista que hablar con generalizaciones. Además, como muy detalladamente señala Ud., cada época tuvo su impronta, amén de que tanto la Argentina como el mundo fueron cambiando a través de las décadas. Ahora bien, aún teniendo en cuenta estas cosas, se hace inevitable observar la existencia de patrones culturales comunes, o por lo menos de una mayoritaria “pasta base” de valores y hábitos con la que nos criamos aquí, que en la mayoría de los casos sufre un sacudón importante cuando decidimos ‘importarnos’ a otro país un poco más civilizado.

      Se dice que si un tano viaja a Suiza, a la semana maneja como un suizo. Y si un suizo viaja a Italia, a la semana maneja como un tano. Por suerte, no escapamos a esa regla, no somos inadaptables talibanes todavía. Pero según me cuentan, se cuidan con nosotros los gringos, sobre todo al principio, hasta que les demostremos lo contrario (o no). Mi más viejo y querido amigo, un escritor y filósofo ya con algún renombre, residente en España desde hace más de veinte años, cuando en los reportajes le preguntan dónde nació el prefiere contestar “…en un lugar de Sudamérica, aunque por mi acento se darán cuenta de todas maneras”. Está podrido de las ‘gastadas’ por su origen, pero ese es otro tema. “Oye tú, hombre, ¿sabes la última que dijo tu presidenta?”. Ufff.

      Delete
    5. Gracias a Ud. mi estimado Gus VF por su respuesta. Lo de su amigo escritor es una experiencia compartida por muchos, incluyéndome. Lo que es asombroso es cómo el relajo, o su opuesto, en el estilo de vida de una persona cambia en cuanto llega a un país que es lo opuesto de lo que él acostumbra.

      ¿Sabe quiénes son los turistas de peor conducta pública en España, según una encuesta hecha a mozos y empleados de hotel a lo largo de la Costa Mediterránea desde Gibraltar hasta las playas de Cataluña y las Baleares? Por lejos los alemanes, seguidos de los británicos, holandeses, franceses y después recién los italianos, estos más que nada porque son ruidosos y gritones aún estando sobrios...

      Parece que los deutches ni bien pisan territorio ibérico tiran la chancleta en normas de tránsito, decoro, conducta, suciedad en espacios públicos, se toman hasta el agua de los floreros y son sumamente despreciativos y maltratadores de mozos, empleados y de cualquiera que no sea "rosado" como ellos.

      Quién diría eso cuando uno los ve en Alemania tan ordenados, respetuosos de la ley, limpios e impecablemente cuidadosos con los espacios públicos, etc., etc. Sin embargo, llegan a España tiran a lo deutche al teufel. A la inversa, los argentinos residentes en Alemania parecen guardias suizos y no argentinos en su conducta pública.

      Sin duda hay un elemento de "pasta base" cultural que nos hace ser bastante soretes a los argentinos, especialmente en Argentina y que evidentemente se contagia alos extranjeros cuando están residiendo en nuestro país. Pequeña anécdota propia, hace unos cuantos años vivía en Guido, esquina Parera. Guido a esa altura era (y sigue siendo) una calle relativamente estrecha con varios colectivos, pero se podía estacionar del lado derecho con tarjeta. Si un auto paraba en doble fila, o estacionaba del lado izquierdo se armaba un flor de atasco con bocinazos y puteadas varias. Un día salgo y veo a un tipo en un Mercedes con chapa diplomática que se estaciona del lado izquierdo y se baja lo más pancho un tipo con pinta de europeo que cierra el coche y se empieza a alejar. Lo llamé y le dije que estaba prohibido estacionar ahí, me hizo un gesto despectivo y me dijo en inglés "I'm diplomat". Ahí me le paré enfrente y le dije que me mostrara la credencial y que me dijera en qué parte de la Convención de Viena de Relaciones Diplomáticas estaba escrito que los diplomáticos podían estacionar donde se les cantaba el ojete (me costó encontrar el equivalente de ojete en inglés, pero entendió el resto). Ahí medio se avergonzó y me respondió "I'm sorry, but this is Argentina".

      Para hacerla corta, el tipo era suizo pero tuvo que retirar el coche porque me lo quería comer de la bronca, porque yo sabía que, sadly, el tipo tenía cierta razón. Nunca ví a un poli hacerle una boleta a un diplomático en Bs. As ni en España. En cambio, andá a estacionar como el orto un auto con chapa CD en París, Ginebra o Londres y mejor ponete a buscar adónde miércoles te llevaron el coche los gringos.

      Delete
    6. Gracias Don Enmasca por compartir sus anécdotas, que adivino serán muchas siendo un hombre viajado.

      Guido y Parera
      ¡Qué esquina tan caquera!

      Aprovecho para felicitarlo por el comentario de más arriba en el que se dirige a nuestro CryBoy montegrandense Nicolás. Vaya uno a saber cómo lo habrá tomado, porque el muchacho pertenece a una generación por lo general de padres ausentes y justificalotodo que jamás utilizarían el severo pero movilizador shot’n’tujes de palabras que Ud. usó, al estilo del que tenían los padres de nuestra época, no? Bien. A mí también me hubiera gustado decírselas y sumándome en esto, si él es un tonto a pesar de su inteligencia, me ganaré su enemistad. Pero si sabe aprovechar el consejo (que no pidió, pero bueno…) de estos dos maduritos que somos, podrá darle a su vida una mejor coherencia entre su decir y su hacer, que es lo que importa.

      Nicolás, animáte a irte del país. A tu edad más que se puede, se debe hacer.

      Delete
    7. Gracias a Ud. amigo Gus VF, por sus conceptos elogiosos. Le cuento que, por un breve instante, casi me arrepiento de lo que le escribí a Nicolás, pero fue muy breve porque también el ser jovato debe tener alguna ventaja como la de tratar de que un joven no desperdicie su vida lamentándose y que actúe de una vez.

      Abrazo y no me olvido que le debo el post sobre los pilotos.

      Delete
    8. Ciertamente, casi lo había olvidado! Pero tranqui don Enmas, por este tema de los pilotos aquí le conseguí unas fotos que espero puedan serle útiles e inspiradoras para su post:

      http://www.secorainwear.com/colecciones/

      Un abrazo!

      Delete
    9. Jajajaja! Me quedo con las usuarias de pilotos.

      Otro abrazo

      Delete
  13. Habra chorros y rapiñeros en todas partes, pero en Argentina , la anomia es institucional. Se mama de arriba hacia abajo . Y eso no pasa en otros paises. Aca la famosa inseguridad juridica es la madre de todas las demasvivezas criollas. No se , ni me importa la estadistica de cuantos son buenos y cuantos son malos entre los Argentinos y si somos mas o menos que en Francia o Malasia.
    Pero creoq ue viene a cuento lo que siempre se dice del Argentino que sale de viaje, Agarra un auto y para en todos los STOP que ve, no excede el limite de velocidad, no estaciona en las ochavas, etc.
    Y seguramente tampoc pararia a chorearse una 7up si ve un camion volcado en una ruta de Wisconsin.
    O sea, el Argento es como es , no por el pasaporte que tiene sino por el lugar donde vive.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Coincido, don Pérez. "En el país que anduvieres...".

      Nadie hace la del Martín Fierro ("yo soy toro en mi rodeo y torazo en rodeo ajeno..."). En otros países, por regla general, somos de acatar las normas, salvedad hecha en países como Brasil o Chile en los que solemos hacer gala de nuestro chauvinismo. Así nos va también en estos países después...

      Delete
    2. No crea Aquiles, algunos hacen pata ancha afuera, pero el problema es que juegan de visitantes y los nativos son guapos locales y llevan las de ganar casi siempre...

      Y hacerse el banana en Brasil, te garantiza una marimba de palos policial y un tratamiento anal penitenciario que borra cualquier ilusión de hacerse el recio. En Chile, los carabineros rezan para que un argentino se retobe...No les dicen Make my day, pero casi. ¡Cómo lo disfrutan!

      Delete
    3. Jacque Fresco: El entorno y el comportamiento humano.

      http://www.youtube.com/watch?v=uNmQZDuHJDQ

      Delete
  14. En otros paises acatamos las normas porque uno sabe que si no lo hacemos, o nos comemos flor de multa o vamos presos.

    Como dice el Enmascarado, estas cosas pasan en todo los lugares del mundo, lo que no pasa aca a diferencia de otros lados es el despues.

    En Londres hubo saqueos, destrozos e incendio, 24 hs despues los canas fueron casa por casa, con orden del juez en mano, a detener a cada uno de los delincuentes. Vos robaste un TV, 6 meses. Prendiste fuego un negocio, 2 años. Y no hubo diferencia para mayores y menores. Todos pagaron por igual.

    Aca saquearon 100 comercios en diciembre, dicen que hubo 500 detenidos.

    Alguien sabe si siguen presos o procesados ?

    Y, no.......Los largaron a todos al otro dia, y nadie tuvo la culpa.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Bien dicho, Beto. El problema es el después, la impunidad no está garantizada en los países serios y vas en cana o te comés una multa que te deja tecleando y sin ganas de hacerte el vivo. En nuestro país eso no ocurre.

      Delete
  15. Se acuerdan de esta nota sobre el terremoto de japon? http://www.lanacion.com.ar/1357711-por-que-no-hay-saqueos-en-japon

    ReplyDelete
  16. Beto, es exactamente lo que yo decia. Cuando vos ves que en un pais , las normas se respetan ,Sos el mas respetuoso, seas Argento o Hindu.
    Por eso digo que lo de aca no es un problema de Argentos...sino de Argentina. El problema no es tu pasaporte sino tu habitat. En habitat de baja calidad institucional, el ciudadano que sea , con el pasaporte que sea, se degrada con mayor facilidad. Y algunos lo llaman...viveza criolla.
    me imagino a mas de un pelotudo llegando a Mardel con un pack de 6 Cocas contandole al vecino lo piola que fue.

    ReplyDelete
  17. Excelentes comentarios. De acuerdo en todo con el Enmascarado.
    Venía a escribir algo parecido a lo que expuso Martín R.
    Aquí se observa en plenitud la condición humana, que es miserable por naturaleza. Como dice Mr groncho, la gronchez no te la quita un perro de raza. Si a eso le sumamos falta de represión y castigo a la comisión de los delitos, le agregamos un poco de desidia y incapacidad de convivencia, otra porción importante de falta de educación, tendremos un eficaz antagonista de los mecanismos inhibitorios.

    ReplyDelete
  18. Aceptemos la tesis que en la Argentina hay más mala gente porque no hay represión del delito, pero pasemos un nivel, ¿porque no hay represión del delito? Nunca me puedo olvidar de un tipo poniendole el cepo a un auto mal estacionado mientras el cana le hacia la boleta y todo el mundo putendolos.
    Si los tipos que saquearon hubiesen sido condenados ¿la sociedad hubiese bancado la medida?

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.