Jan 2, 2013

Elogio de la norma

¿Califica?
Unos días antes de la Navidad fui a un acto en el IRAM, a recibir formalmente el certificado de ISO9000 por la recertificación de dos áreas de la empresa. Mientras iban pasando de a uno -aplauso, certificado, estrechón de manos y foto- del auditorio al escenario, me puse a pensar, o a repasar más bien, sobre lo importantes que son las normas, y sobre el contraste con la anomia (o quizás también con la furia normativa de algunas áreas como la económica que en un año te mete "reglas" para "controlar" el dólar a razón de una por semana; pero argüiría que esta hipernomia es un forma paradójica de la anomia) que rige a este país que supimos conseguir.

La cosa es que sé bien poco de leyes y sistemas normativos (pero sé algo, lo cual es peligroso), así que toda esta disquisición debe leerse como de quien viene.

Hay un dicho que he oído en relación al arte: la forma libera. Esto quiere decir que, en general y para cualquier disciplina artística que sea, adscribirse a las restricciones de una forma específica, lejos de coartar la creatividad del autor, la libera. Es contraintuitivo, pero cierto. Para ser Botero tenés que pintar todas figuras gordinflonas. Para ser Giacometti tenés que hacer esculturas de figuras humanas longilíneas. Para ser cubista tenés que dibujar con trazos geométricos. Para ser Diane Arbus tenés que fotografiar freaks. Para componer un blues tenés que usar una escala pentatónica, es decir, sólo un subconjunto de las notas. Todas restricciones. Pero ahí, adentro de esos límites, el artista se libera, la energía creativa se libera, la mente se pone en movimiento. Borges, en su cuentito Los dos reyes y los dos laberintos nos da un atisbo de esto: de un laberinto -por gracia humana o inspiración divina- se sale; del medio de un desierto -aunque las opciones sean más libres porque uno no está restringido ni por paredes ni por puertas ni por escaleras- no.

Las normas, las leyes, además de ser igualadoras (todos hacemos las cosas con estas mismas reglas) son liberadoras, son enfocadoras del esfuerzo. Una anécdota que un capacitador una vez nos dijo: el tipo había entrado a un pet shop (¿o era la casa de un amigo?) y le estaban mostrando una iguana bastante grandota. "Agarrala" le dijeron, y se la dieron. El tipo, sin saber cómo manejar el bicho todo movedizo, la iba abarajando a medida que se le movía en los brazos y era un bolonqui. Hasta que le dijeron "¡dejá quietos los brazos!" y el tipo los freezó en una posición. En ese momento, la iguana se acomodó, le pasó la cola por la espalda, se afirmó, e instantáneamente se quedó quieta. Lo único que necesitaba era un marco fijo. La "regla móvil" de los brazos que se iban acomodando de acuerdo a su "necesidad" era lo peor para ambos. La "norma restrictiva" de "a los brazos los pongo así y aquí quedan" le permitió acomodarse, dejar de preocuparse por eso, y pasar a mirar con cariño a algún insecto o bicho del cual alimentarse.

¿Cuánta preocupación, cuánto esfuerzo, cuánta angustia, cuántas horas hombre, cuánto dinero real y potencial estamos quemando en Argentina por no tener marcos normativos estables en el tiempo, que permitan a quien esté o quiera venir, acomodarse rápidamente y hacer lo que sabe sin preocuparse nada más que de eso? Frederick Brooks, ex ingeniero en jefe para la construcción del OS/360 (el sistema operativo de la mítica familia de computadoras IBM System/360), el mayor proyecto de software de la historia, en su libro El mítico hombre-mes calculó en unos 4.000 años-hombre el esfuerzo para hacer ese producto. ¿Cuántos años hombre, cuántos OS/360 hemos dejado de producir por tener a funcionarios perpetrando leyes y normas continuamente, como las que ponía en el primer párrafo de "control" del dólar? ¿Alguna vez tendremos una cuantificación del daño que toda esta fantochada, este circo de tres pistas de la Ley de Medios ha traído? ¿Alguna vez nos recuperaremos del asalto a las AFJPs? ¿Cuántos dólares cuesta cada medida antojadiza à la confiscación de la Rural? ¿Cuánto sale apretar la CSJN, en imagen vergonzosa, en inversiones perdidas, en huidas de capital? ¿Cuál es el precio de tener continuamente a un país en ascuas, cada día atento a lo que al día siguiente el humor o las hormonas presidenciales dictaminen que es el caprice du jour?

Esta gente que se está llevando puesto al país está haciendo todo lo posible por avasallar al judicial, el último poder que les faltaba sojuzgar luego del legislativo que les votamos en bandeja y la prensa que está cada vez más repugnante mientras algunos calculan -a mi entender, zonzamente- si en realidad no está bueno que revienten a Clarín. Y no es que el poder judicial fuera perfecto: como con Clarín, si les querés encontrar pelos se los vas a encontrar, y a montones; sobran los ejemplos vergonzantes. Pero esas son excusas espurias para quererlo pisotear. El poder judicial es, hoy por hoy, y con todas sus limitaciones, el último bastión que nos separa de la autocracia, y esperemos que sus hombres estén a la altura.

Para cerrar con una nota light, dejo este videíto que sólo puedo linkear porque YouTube no me deja insertarlo. Y no es que no tenga nada que ver. Es la exquisita Callas cantando el aria Casta Diva. De la ópera... Norma. Je. Además, es un buen ejemplo de lo que dije: Casta Diva exige una técnica acabadísima, es MUY difícil de cantar, tiene partes largas en las que parece que Callas tuviera branquias, o tres pulmones, porque no sabés cuándo corno respira. Y todo, con una languidez absoluta, como si fuera fácil, como si flotara diez centímetros por encima del puto escenario. Un ejemplito de que de la libertad que implica la restricción a ciertas normas (en este caso en la forma de una partitura exigentísima), surgen la perfección y la belleza.

22 comments:

  1. Excelente reflexión JL.

    The Mythical Man-Month... Fred Brooks un capo. Otra de sus "máximas" u observaciones era que los desarrolladores teniamos que realizar dos sistemas: el primero era para tirar, recién la segunda versión sería de utilidad. Una acertada observación de nuestra práctica.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Klaus, Brooks era un renacentista. Leés TMMM y te das cuenta de que no está escrito con aridez ingenieril. Yo disfruté muchísimo con su capítulo sobre Integridad Conceptual. La apertura del capítulo con la foto del interior de la catedral de Reims me parece sensacional.

      Most European cathedrals show differences in plan or architectural styles between parts built in different generations by different builders. The later builders were tempted to “improve” upon the designs of the earlier ones, to reflect both changes in fashion and differences in individual taste. So the peaceful Norman transept abuts and contradicts the soaring Gothic nave, and the result proclaims the pridefulness of the builders as much as the glory of God.

      Against these, the architectural unity of Rheims stands in glorious contrast. The joy that stirs the beholder comes as much from the integrity of the design as from any particular excellences. As the guidebook tells, this integrity was achieved by the self-abnegation of eight generations of builders, each of whom sacrificed some of his ideas so that the whole might be of pure design. The result proclaims not only the glory of God, but also His power to salvage fallen men from their pride.

      Delete
  2. muy buena reflexión, las canción me sonaba de algún lado

    http://www.youtube.com/watch?v=iTY5EKN6bzM

    ReplyDelete
  3. Como siempre, pe'tacular lo suyo, don JL. Hago mia la aneda de la iguana, en alguna tertulia me servira.

    Feliz 2013 para Ud y todos!

    ReplyDelete
  4. Massa... en Tailandia! Vos sí que no te privás.
    La aneda de la iguana siempre la tengo a mano, "decime a qué me tengo que atener y no me hinchés más las bolas" vendría a ser la bajada del título.
    Feliz 2013! (¿existe el 2013 en Tailandia?)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Sabes que me entere en este viaje que los tailandeses tienen otro anio? Usan el 2555 para el 2013. Eso si, los dias de cada mes son iguales. Es decir, hoy es el 2 de Enero de 2555. Muy loco, no? A mi vuelta averiguare por que festejan desde el 542 AC.

      (PD: Me loguee).

      Delete
    2. Pero qué lo parió, la pegué de archirecontrapedo. ¿Qué mierda habrá pasado en el 542 AC? ¿No eran tiempos de Buda esos, medio milenio antes del flaco INRI (como le dice mi tío)?

      Delete
  5. Un lujo de post.

    Desde el punto de vista de las normas y su cumplimiento, en la Argentina hay un clarísimo sistema de castas, no muy distinto del que subsiste en la India.

    En lo alto de la pirámide, desde ya, las babilónicas normas, leyes, regulaciones, disposiciones y ordenanzas no afectan a la casta gobernante ni a su corte de favorecidos.

    En los estratos sociales de la antigua clase media y por debajo, las regulaciones no aplican porque no existe el menor interés en hacer cumplir absolutamente nada. Ejemplos : Graffittis en propiedad privada y pública, usurpación de espacios públicos con "ferias", infinitas transacciones comerciales sin comprobantes fiscales, habilitación, controles sanitarios, etc, en las arriba citadas ferias, cortes de calles y rutas, los medievales "peajes" del conurbano, y la vasta red delictiva en todas sus modalidades.

    En el medio del sandwich estamos nosotros. Los que trabajamos como cuentapropistas o en relacion de dependencia. Los que tienen un localcito a la calle y miran a los inspectores de la AFIP esquivar a los manteros en la puerta cuando entran a pedirle la habilitación fiscal de la caja registradora.

    Sobre todos ellos (nosotros), al igual que sobre el mítico Atlas, descansa todo el peso de las regulaciones y las recaudaciones necesarias para sostener su existencia.

    Como leí hace poco no recuerdo donde, "el trabajo del burócrata es conservar su trabajo". Los reguladores solo exprimen las naranjas que saben que darán jugo. Imaginen a inspectores de la AFIP controlando la "feria" del Parque Centenario... Tar, feathers, some assembly required.

    Si tan solo alguien escribiera un libro imaginando que Atlas se saca ese peso de los hombros...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Mike, 'chísimas gracias.
      Sabés que al tema de la aplicación de la ley por estratos lo tenía como concepto, pero no con la metáfora del sistema de castas. Que ni siquiera es metáfora, la puta madre, porque es tal cual. La casta de los sacerdotes del "modelo" y la de los intocables están afuera de su ámbito. Agregaría que a los del medio (los "nosotros") las normas nos son a veces de aplicación opcional, y te la sacuden o te la dejan pasar de acuerdo a cómo te portes o a quién aceites.

      La última frase... mortal.

      Delete
    2. ... y comenté pero no dije que me pareció buenísimo el paradigma de "sistema de castas" para nuestro sistema normativo y su aplicación de acuerdo a quién seas.

      Delete
  6. ¿Qué quiere que le diga, José Luis? En lo que a mí respecta, impecable lo suyo.

    Como dice el querido Charly, SNM (Say No More).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchísimas gracias, Aquiles, pero no me diga say no more. Si la mía es la última palabra estamos en el horno mal. Lo único que puedo aportar son opiniones poco fundadas.

      Delete
  7. Cuanto más normas y más detallistas, más lugar habrá para el arreglo con el burócrata de turno.
    La sobreabundancia de normas nos quita poder a los ciudadanos y se lo da a los empleados estatales. Aunque sea el trámite más insignificante, si es difícil conseguirlo por la cantidad de normas, el empleado público tiene su mano sobre nosotros que tendremos dos caminos: insistir con el trámite y envejecer en el intento o buscar la "forma" de apurarlo.

    Nada de esto es nuevo, ya lo describió A. Rand en su historia premonitoria de la República Argentina. Cuando Ferris fue a chantajear a Rearden para que le vendiera Rearden Metal al estado le dijo: "But, after all, I did break one of your laws."
    "Well, what do you think they're for?" ... "Did you really think that we want those laws to be observed?" said Dr. Ferris. "We want them broken. You'd better get it straight that it's not a bunch of boy scouts you're up against—then you'll know that this is not the age for beautiful gestures. We're after power and we mean it.
    You fellows were pikers, but we know the real trick, and you'd better get wise to it. There's no way to rule innocent men. The only power any government has is the power to crack down on criminals. Well, when there aren't enough criminals, one makes them. One declares so many things to be a crime that it becomes impossible for men to live without breaking laws. Who wants a nation of law-abiding citizens? What's there in that for anyone? But just pass the kind of laws that can neither be observed nor enforced nor objectively interpreted—and you create a nation of law-breakers—and then you cash in on guilt. Now that's the system, Mr. Rearden, that's the game, and once you understand it, you'll be much easier to deal with."

    ReplyDelete
  8. Y es que la libertad sin un contrapeso, llámese responsabilidad, deja de ser libertad y pasa a ser libertinaje. La norma de la responsabilidad sería la que uniría lo mejor de lo creativo y de lo racional...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Y no sólo por la responsabilidad, sino también, como decía, como paradigma común para enfocar esfuerzos. Con normas claras, sencillas y estables (las tres cosas son importantes) uno se concentra en lo que tiene que hacer dentro de ese campo de juego. Imaginate si en un partido de fútbol de pronto y a mitad de partido entrara uno que dijera "bueno, a partir de ahora la podemos llevar con la mano", y al rato otro que dijera "bueno, para hacer un gol tenés que entrar con la pelota en el arco", y después otro que dijera "bueno, ya no se puede llevarla más con la mano", y así. ¿Existirían Maradona y Messi? De ninguna manera. Ellos tienen esas habilidades porque NO SE PUEDE tocar la pelota con la mano. Tiran esos tiros libres, o disparos de media distancia fenomenales porque ES LICITO que sólo la pelota sea la que entre al arco, sin que un jugador la lleve.

      Delete
    2. Quiero decir que Maradona y Messi tienen las habilidades que desarrollaron POR LAS REGLAS de un juego que requiere de esas habilidades. No hay reglas, no hay habilidades, o sí, habilidades para desempeñarse en un lugar sin reglas, pero a eso se lo llama jungla y no civilización. Con el arte lo mismo. El ballet o la ópera, con lo estrictísimo de sus disciplinas, llevan al cuerpo humano y a la voz humana a extremos que parecen sobrehumanos, hacen que algunos individuos de nuestra especie toquen bordes de perfección.

      Delete
  9. Qué post movilizador, JL. Me dejó pensando en varias cosas:

    Qué buen libro The Mythical Man Month. Lo compré en el siglo pasado (!). Luego lo perdí, 'ta madre. Voy a ver si lo 'recupero' digital...

    En esa época trabajaba en un banco. Casi todo el tiempo lo dedicaba a satisfacer los requirimientos/caprichos de autoridades estatales (BCRA y AFIP principalmente), juntamente con varios otros empleados. Entre una corrida y otra, me preguntaba si alguien tendría en cuenta el costo inmenso de todo eso. Supongo que pocos, dado que se sigue considerando un logro político y social el establecer nuevos controles y regulaciones, nunca el eliminarlos!

    4000 años hombre para hacer un sistema operativo como el del 360! Baratísimo, sobre todo comparando con los MILLONES de años hombre que se dilapidan en el país un año sí y otro también. Esa es una auténtica tragedia que me parece pocos advierten, como todo lo que no se ve.

    La iguana que necesita estabilidad. Muy buena anécdota/analogía.

    Cuánto mejor se podría vivir simplemente contando con reglas sencillas y estables. Lamentablemente no parece que sea una idea muy extendida...

    ReplyDelete
    Replies
    1. Fernando, muchísimas gracias.

      Yo lo tengo por ahí en formato electrónico, si me pasás una dirección de email te lo paso. Cuando empecé a leer sobre ingeniería de software, ese fue el primer libro que ataqué. Muchas cosas desactualizadas y qué sé yo, pero es inspirador y un gusto leer a Brooks.

      Delete
    2. (levanta la mano para ser beneficiado como Fernando)

      Delete
    3. Klaus, ahí te fue al yimel.

      Delete

Note: Only a member of this blog may post a comment.